Ir al contenido principal

Viaje al pasado IV

Capítulo IV

Me quedaban muchas preguntas que hacer, mientras caminábamos hablamos un poco. El turista me dijo que se llamaba Garton, que eran habituales los viajes al pasado, “otro tipo de turismo”, lo llamó. Yo me sentía un poco abrumada pero la cuestión que más me importaba era cómo iba a volver.
‒ ¿Puedes explicarme qué hago aquí? ‒ le pregunté.
‒ Eres mi souvenir.
Me quedé de piedra: ‒ ¿Qué?
‒ Que eres mi souvenir, mi recuerdo.
‒ A ver, verás, es que yo soy una persona, no una postal ni una figurilla.
Cuando se dio cuenta de lo furiosa que me estaba empezando a poner intentó arreglarlo.
‒ Mmm. Te explico: la gente aquí tiene la posibilidad de viajar al pasado, como te he dicho antes, el viaje en el tiempo es algo que se consiguió hace mucho tiempo y no es muy caro, la verdad. Hay unas pocas reglas sencillas que tenemos que cumplir pero nada del otro mundo y, por supuesto, debemos ir identificados para poder reconocernos en otras épocas. Aunque esto depende de cuándo y a dónde vayas. Para tu época, por ejemplo, son los calcetines con chanclas.
Mi enfado iba en aumento.
‒ ¿Pero eso qué tiene que ver con que yo esté aquí?
‒ Te he traído yo. Para que te quedes conmigo. Tenemos permiso para hacerlo en muy raras ocasiones. Me caes bien, te había visto un par de veces y pedí permiso para que te vinieras conmigo, tuve que tirar de muchos hilos (21) para que me lo concedieran, no fue fácil.
‒ ¿Quién te has creído que eres? ‒ Estallé. ‒ Yo no soy una cosa que puedas comprar y llevar a donde quieras, tengo una vida, tengo amigos y familia.
‒ Pero… Esto es más interesante, puedes hacer muchas cosas, ya no tienes que trabajar.
‒ ¿Estás mal de la chaveta (22)?
Garton me miraba como si no comprendiera mi enfado, claro, supongo que no lo comprendía. Cambió de tema:
‒ Mira, esa es tu habitación, verás que cuando lo hayas pensado un poco te va a parecer una buena idea, no vas a querer volver. Mañana he quedado con unos amigos para que te conozcan y seguro que tienen muchas preguntas que hacerte, no todos los días tenemos a alguien como tú por aquí.
Estaba hecha polvo (23) con todo lo que había pasado, parecía que no iba a poder hacerlo entrar en razón, así que me fui a la habitación que me señalaba, decidí meditarlo (24) todo con más calma y esperar una ocasión más propicia.
Tenía muchas cosas qué pensar. ¿Cómo iba a volver? ¿Se pondría violento si intentaba escaparme? Aunque no parecía de ese tipo ¿Cómo funcionaba esto de los viajes en el tiempo?

(21) Recurrir a gente de influencia.
(22) ¿Estás loco?
(23) Estaba muy cansada.
(24) Pensar con tranquilidad, considerando todas las opciones.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Practicamos los números. Vamos a jugar al Bingo

Hay contenidos en clase que se suelen dejar un poco de lado por su facilidad, este es el caso de los números. Cuando digo que este contenido es fácil me refiero a que para saber cómo se dicen los números el estudiante lo único que tiene que hacer es recurrir a su diccionario y ver la traducción en español. Evidentemente esto no quiere decir que estos contenidos se hayan interiorizado y qué mejor manera que hacerlo jugando.

En esta ocasión he preparado un bingo, los cartones con los números los he generado mediante esta página, donde se puede elegir el color, el número de bolas y el número de cartones. Yo he elegido 90 bolas, es decir, practicaremos los números desde el 1 hasta el 90.

Los cartones los podéis descargar aquí.

Además he hecho las bolas con los números, este es el enlace de descarga.

Como mi intención era que mis estudiantes practicaran los números y no sólo que los entendieran la actividad la he desarrollado de la siguiente manera:

En la primera ronda he repartido un cart…

Actividad con refranes

Hoy traigo una actividad que hice hace ya bastante tiempo pero que me gusta mucho. Es una actividad con refranes con varios objetivos: Conocer refranes usuales en español.Practicar la comprensión escrita.Fomentar el trabajo cooperativo. La actividad consta de tres grupos de tarjetas, un primer grupo con la primera parte del refrán, un segundo grupo con la segunda parte del refrán y el tercer grupo con la explicación.
La dinámica es sencilla: Se reparten todas las tarjetas entre los estudiantes y tienen que formar los grupos de tres (el refrán completo más la explicación). Les suelo pedir que se quede con el refrán la persona que tiene la primera parte.
Cuando los estudiantes han terminado de moverse por la clase buscando los grupos y discutiendo entre sí el significado de los refranes y las palabras que no conocen hacemos la puesta en común. Cada uno explica el refrán que tiene, si su solución no es correcta el profesor la corrige. 
Refranes

Juego ¿Dónde se dice? Practicamos el imperativo

Os dejo hoy un juego que he diseñado para practicar el imperativo.

Se trata de un juego de tablero con frases en imperativo que se dicen en diferentes situaciones: En la clase, en la cafetería, etc.



La dinámica del juego es la siguiente:

Cada jugador tiene entre dos y tres fichas.

El primer jugador tira el dado, depende del número que le salga indicará un lugar:
En la casa (tú)En clase (tú)En el supermercado (usted)En el médico (usted)En la cafetería (usted)En el cajero automático (usted) Si, por ejemplo, en la primera tirada sale el número 2, todos los jugadores deberán buscar en el tablero una frase que corresponda con algo que se dice “En la clase”, el primero que la encuentre coloca su ficha encima y lee la frase conjugando el verbo en imperativo.

El segundo jugador tira el dado y se repite la dinámica. En esta ocasión hay una ficha colocada, por lo que esa casilla no se puede volver a decir.

Si un jugador se queda sin fichas, recupera la primera que puso en el tablero, para poder s…